Afinidad e influencia: elementos claves para convertir clientes

0
514
Afinidad e influencia: elementos claves para convertir clientes

El objetivo de todo negocio es encontrar clientes, sin embargo, este es un objetivo un tanto corto, de visión limitada. Si quieres un negocio de buen nivel, necesitas trabajar en la afinidad e influencia, y que tu objetivo sea encontrar embajadores de tu marca.

A lo que me refiero con embajadores es a que consigas clientes fieles que hablen de tu negocio, y esto se logra mediante el establecimiento de afinidad, que tus clientes se identifiquen con tus productos o servicios, y que obtengan valor real de los mismos.

Es así como tu negocio irá consiguiendo mejores niveles de influencia, y esto significa que se posicionará en el mercado, logrando así ser un negocio con autoridad sobre tu público objetivo. La gran pregunta es ¿cómo puedes lograrlo?

En este artículo conocerás cómo aplicar y trabajar la afinidad e influencia, elementos claves para convertir clientes, y convertirlos en más que clientes.

Dale prioridad a la relación con tu cliente

Dale prioridad a la relación con tu cliente

Cuando se habla de relación se habla de un vínculo que va más allá de un contacto, es una acción que exige de honestidad, integridad e interés porque todo ocurra de la mejor manera.

Para ofrecer tus productos y servicios con afinidad e influencia tienes que ver más allá de tus intereses de ventas, necesitas interesarte en el bienestar de tu cliente.

Es por ello que se debe establecer contacto bajo la premisa de establecer una relación. No intentes venderle algo a un cliente que no lo necesita, por ello asegúrate de que sí lo necesita y entonces tu interés no será la venta, más bien querrás cubrir la necesidad de tus prospectos.

Debes convertir la marca en una relación amigable, así que dale prioridad a esa relación y fluirá la venta y fidelización.

Debes estar dispuesto a aprender de tus clientes

Debes estar dispuesto a aprender de tus clientes

Sí, cuando establecer contacto con tus clientes, cuando iniciar una relación con ellos en la que ellos compran tus productos o servicios y tú se los vendes con la intención de ayudarles, considera que no se trata de una relación vertical.

Esto significa que la relación es horizontal, debes estar dispuesto a aprender de tus clientes, pues esa es la base de la afinidad e influencia, los cuáles serán elementos fundamentales para hacer crecer tu negocio.

Debes aprender sobre sus necesidades, gustos y disgustos, sobre sus reacciones, e incluso sobre las críticas que están dispuestos a dar para mejorar la efectividad.

Cuando escuchas a tus clientes, y te dedicas a aprender de ellos y conocerlos, sienten más afinidad hacia tu negocio y se fidelizan, queriendo además que sus amigos y sus conocidos disfruten de los beneficios que ellos ya están disfrutando.

Es por ello que la afinidad va de la mano con la influencia.

Sé un ejemplo de lo que quieres que viva tu cliente

Sé un ejemplo de lo que quieres que viva tu cliente

La mejor forma de influir en la decisión de un cliente y en su perspectiva respecto a tus productos o servicios, es modelando para él o ella.

Por modelar me refiero a mostrarte como un ejemplo, es decir, necesitas situarte y estar en la posición en la que tus clientes quieren estar, pues de esa forma sabrán que con lo que le ofreces podrán lograr la vida que han visualizado.

Ahora bien, esto no se trata de mentir o engañar, en ello debes tener cuidado, pues la intuición de un cliente es algo que debes tener a tu favor si quieres establecer una relación de valor.

Por eso debes hablar de lo que el producto o servicio puede hacer por tus clientes, y lo cual ha de ser comprobado por tu propia experiencia.

Es así como podrás establecer un alto nivel de afinidad e influencia sobre tus clientes, los cuales pasarán a ser embajadores de la marca.

Ofrece siempre lo que sí tienes

Ofrecerle a un cliente un producto o servicio que no está disponible, o un beneficio que realmente no cumplirás, es correr el riesgo de perder su atención y entonces también perder la oportunidad de una conexión de buen nivel con tus clientes.

Lo mejor es que te centres en lo que sí tienes para ofrecer, lo que podría satisfacer de inmediato la demanda de tus compradores.

A nivel de beneficios y ventajas, a la hora de describir tus productos o servicios, debes centrarte en aquellos beneficios que sabes que sí se cumplirán, es decir, en los que tu propia experiencia y la experiencia de tus clientes actuales ya te han demostrado.

La afinidad se construye sobre la base de la honestidad, y los clientes se permiten influir de aquellos a quienes perciben honestos. Así que sé honesto en palabras y en actos y verás que tu negocio crecerá.

Con estos consejos lograrás la afinidad e influencia sobre tus prospectos, logrando así de igual forma incrementar tus cierres de ventas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here